jueves, 21 de julio de 2011

López Nieto y Salomón Castiel: ¿fichajes estrella?

Exigencia de transparencia en los nombramientos y retribuciones de los cargos de confianza en la Diputación provincial

En relación a este primer mes de la nueva corporación, Toni Morillas, portavoz de IU en la Diputación provincial, ha señalado que el PP ha entrado como un elefante en una cacharrería. "Están dedicando el 80% de su tiempo a la propaganda electoral y el 20% a gobernar. Están pensando más en las próximas convocatorias electorales que en gobernar la diputación".

El PP ha incumplido la promesa electoral que hizo de reducir el 50% de los cargos de confianza. "Están intentando simular algunos de los peores vicios del ayuntamiento de Málaga" ha insistido Morillas. Primero, creando la figura de directores generales que no figuraba anteriormente entre los cargos de confianza, que solo ejercían tareas de asesoramiento técnico. Segundo, creando la famosa orquilla de 47.000 a 95.000 euros para 4 de los 51 cargos de confianza, que no solo permite que cargos de confianza reciban retribuciones por valor de 95.000 euros (cerca de 20.000 euros más de lo que cobra el presidente de la Diputación) sino que además, significa un ejercicio de oscurantismo por parte del PP, en tanto no se han dado a conocer los salarios concretos de cada uno de estos cargos de confianza.

Morillas ha criticado los nombramientos de López Nieto como Director General de Deportes y de Salomón Castiel como Director General de Cultura. “Ambos vienen de ser altos cargos del ayuntamiento de Málaga, el primero de la Empresa Pública Málaga Deportes y Eventos, el segundo de la dirección del Festival de Cine y del Teatro Cervantes”.

López Nieto ha estado a punto de ser nombrado gerente de la Empresa Málaga Deportes y Eventos y de la Fundación Deportiva Municipal, por los cuales percibiría retribuciones superiores a los 85.000 euros. De hecho, las negociaciones del PP con López Nieto se han debido de complicar tanto, que han obligado a que el Consejo de Administración de la Empresa Municipal málaga Deportes y eventos, que estaba convocado formalmente para el miércoles 20 de julio, con el único punto de nombramiento de López Nieto como gerente, fue desconvocado con urgencia. Intuimos que López Nieto será el cargo de confianza que más cobre de la Diputación provincial. Nos preocupa el impacto que la figura de López Nieto pueda tener en la gestión deportiva de la diputación, ya que este ha sido actor partícipe y relevante del proceso de privatizaciones de equipamientos deportivos en la ciudad.

En el caso de Salomón Castiel, el desconcierto y la exigencia de transparencia es aún mayor, si cabe. Ya que en los últimos días ha habido declaraciones contradictorias en cuanto a su permanencia en su anterior puesto de Director Artístico de la Mostra de Cinema de Valencia. "Preguntaremos en el próximo pleno a Francisco Oblarés, que aclare si Castiel compatibilizará ambos trabajos y ambos sueldos, tal y como este último ha declarado" se ha comprometido la portavoz. No deja de llamar la atención que sea precisamente el exdirector del festival de Cine de málaga, que tan criticada y cuestionable gestión ha hecho del mismo, el que pase a dirigir las políticas culturales del ente provincial. "El PP tendrá que justificar ante la ciudadanía ambos nombramientos y no creo que les valga el repetido argumento de que son fichajes estrella" ha finalizado.

martes, 19 de julio de 2011

No siempre las mismas palabras sirven para nombrar las mismas cosas

I Crónica de la Comisión de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga.
Renta básica, Rumbo a Gaza y Democracia participativa


Hoy he asistido por primera vez a una Comisión de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga, en representación de IU.Y hay dos aspectos, que vistos por un agujerito desde afuera, llaman la atención: el primero, que es una comisión en la que de sus 7 miembros, 5 somos mujeres, sin embargo la presidencia y la vicepresidencia de la comisión, la ocupan Francisco Pomares y Julio Andrade (sobra decir que son los dos únicos hombres de la comisión). El segundo aspecto llamativo es que, a pesar de ser una comisión abierta a lxs vecinxs, estxs solo tienen la oportunidad de hablar y hacer escuchar a lxs políticxs sus demandas, en el último punto de ruegos y preguntas, cuando ya está tó el pescao vendío.

La comisión se ha iniciado con un alto grado de acuerdo político. Hemos acordado exigir a la Junta de Andalucía que tramite la tantas veces prometida Ley de Inclusión Social, en la que se recoge el derecho a la renta básica para algunos supuestos de exclusión social. Insistimos en aquello a lo que se refería el Defensor del Pueblo Andaluz en su última conferencia en el Colegio de Trabajo Social de Málaga, cuando hablaba de los nuevos excluidos del sistema, de aquellos que han sido expulsados por la crisis económica y de la urgencia de poner en marcha una ley para la inclusión social que incluyera mecanismos de fortalecimiento de los servicios públicos y de la intervención social y el derecho subjetivo a una renta básica, como nueva medida económica redistributiva. Se ha acordado también, instar a la Junta de Andalucía a que abra un nuevo fondo con carácter extraordinario, para ayudas de emergencia social. Primer round superado con acuerdo.

Entramos en un nuevo punto de debate: ahora nos toca a Izquierda Unida llevar la iniciativa. Y lo hacemos apoyando la Iniciativa Social Rumbo a Gaza, por la valentía y el compromiso militante expresado en la II Flotilla de la Libertad, en la que tres compañeros malagueños, junto a otros activistas internacionales, se embarcaron con el propósito de introducir ayuda humanitaria en la Franja de Gaza y se vieron impedidos para partir, por la negativa del Gobierno griego, que durante varios días hizo caso omiso a las presiones de Israel. Aunque la Flotilla ha conseguido navegar, tras encierros, huelgas de hambre, movilizaciones …continua siendo necesario exigir al gobierno que garantice la seguridad de la flotilla ante las posibilidad de ataques por parte de Israel. La Comisión se ha comprometido a exigir el levantamiento del bloqueo de la Franja de Gaza que se prolonga ya cinco años, y que supone una violación flagrante de los derechos humanos. Segundo round superado con acuerdo.

Volvemos a tomar la iniciativa. De hecho, el PP ha presentado una moción, y el PSOE ninguna. Esta vez lo hacemos con la pretensión de comprometer al ayuntamiento en el desarrollo de medidas concretas que permitan el ejercicio efectivo del derecho a la participación política y social. Intentábamos así que la institución fuera permeable al sentimiento de indignación expresado en las calles y las plazas. Un sentimiento de rabia e indignación que cuestiona este sistema democrático, y reclama poder, poder para decidir el designio de sus vidas, sus barrios y sus ciudades. Y hemos propuesto dos medidas, insuficientes por supuesto, pero necesarias para abrir en el marco institucional del ayuntamiento, el necesario debate sobre la profundización democrática y la imperiosa necesidad de que la democracia esté al servicio de los derechos de las mayorías sociales.

Presupuestos participativos, entendidos como derecho político, y por tanto universales, vinculantes, en tanto han de comprometer las decisiones políticas posteriores, autorreglamentandos, fruto de las diversas formas de autoorganización social de la ciudad y de las normas construidas y consensuadas entre estas; con sistemas de transparencia y control, rendición de cuentas y asambleas ciudadanas. Esta ha sido la primera propuesta que hemos hecho, y que no ha encontrado el acuerdo entre los tres grupos políticos.

La segunda propuesta comprometía al ayuntamiento a celebrar consultas con carácter vinculante sobre temas sensibles y estratégicos para la ciudad. Les preocupaba al PSOE y al PP el carácter vinculante y autorreglamentado de los presupuestos participativos y de las consultas. Intentábamos explicarles que democratizar la democracia implica abrir nuevos espacios de toma de decisiones para la ciudadanía. Que lo que la gente está reclamando en las calles es poder decidir, y que por tanto, un proceso que no vincula las decisiones del gobierno, es un acto como mucho, de buena voluntad, pero que en ningún caso modifica ni transforma las relaciones de poder asimétricas que se producen en la sociedad en general y en nuestra ciudad en particular. Participar y decidir es un derecho político de ciudadanía, un ejercicio de soberanía y democracia, no otorgado ni concedido, si no más bien, exigible y reclamable.

El Autorreglamento…debate ampliamente tratado en las redes de municipios y movimientos estatales e internacionales, tales como la Red FAL de municipios por la Inclusión Social y la Democracia Participativa. El prefijo auto- aporta una dimensión diferente al acto de reglamentación, un valor añadido, que contiene toda una visión política del para qué y el cómo de la democracia participativa. Democracia participativa como modelo de gestión, en el cuál, las normas que regulan su funcionamiento, se construyen colectivamente, desde los diálogos, prácticas comunes,interacciones, disensos y consensos entre las distintas iniciativas, movimientos, asociaciones y actores sociales de la ciudad. Colectivos, ciudadanía que participa a título particular,, han de tener espacios asamblearios y de delegadxs en los que se elaboren, debatan y aprueben las normas y mecanismos para la participación democrática en la ciudad. No pudimos llegar a acuerdo.

La Democracia participativa, aunque ahora suene más fuerte, porque su clamor viene de las calles, lleva años siendo enunciada, primero desde las izquierdas políticas y sociales latinoamericanas y europeas, posteriormente desde organismos internacionales, desde algunos de los cuales en su asunción, han transformado sus sentidos, objetivos y procesos. Por ello no es baladí reivindicar la transformación de las relaciones de poder a través de la ampliación y universalización de los sujetos que conquistan mayores capacidades para tomar decisiones sobre los asuntos de lo público, como un principio irrenunciable en la democratización de la democracia. No siempre las mismas palabras, sirven para nombrar las mismas cosas. Hoy lo hemos comprobado: voto en contra del PP, abstención del PSOE.

Echo el cierre de esta primera crónica de comisiones municipales, con la intención de darle continuidad, y de que de alguna manera, sirva como herramienta de difusión de los debates políticos que se producen en ese espacio, en el que se toman decisiones que nos afectan, y que con tanta frecuencia nos parecen lejanos, ocultos, absurdos cuando no desconocidos.

Cierro con la propuesta que un vecino ha trasladado en el último punto de ruegos y preguntas de la comisión. Se podrían poner las comisiones por las tardes, para que pueda venir la gente. Algo tan sencillo, y que se torna tan complicado: que las comisiones en las que se deciden temas relevantes que nos afectan, se convoquen en horarios que faciliten la participación de vecinas y vecinos. Tan sencillo, que solo requiere de voluntad política. Tanto nos queda por construir…

sábado, 16 de julio de 2011

COMPROMISOS CON LA TRANSPARENCIA Y LA DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

Resolución acordada en el I Encuentro de concejales y concejalas de Izquierda Unida en la provincia de Málaga

Constatamos que este modelo de democracia representativa es un modelo obsoleto. No solo no incluye ni beneficia con sus acciones de gobierno a las mayorías sociales, sino que además, las excluye de la toma de decisiones acerca del modelo de desarrollo y de sociedad que se quiere, y que tiene su concreción en las políticas públicas que se priorizan desde los gobiernos.

Por ello, el programa de Izquierda Unida, en su aspiración de ser herramienta para la transformación de la sociedad hacia un modelo justo, igualitario, sostenible y democrático, incluye la Democracia participativa como eje central de desarrollo y vertebrador de toda nuestra acción pública, como modelo de gestión de lo público, que se define y articula por su carácter ciudadanista. Queremos regresar al sentido originario de lo que significa ser cargo público, que no es otra cosa, que representante de la ciudadanía y catalizador de las voluntades de esta. Por tanto, se han de garantizar los mecanismos para que dichas tareas de representación de la voluntad popular puedan desarrollarse.

Por ello, nos comprometemos a impulsar las siguientes acciones desde los ayuntamientos en los que IU tiene representación:


1. Garantizar el acceso a la información sobre actividades, obras, servicios, ayudas, contrataciones y recursos económicos de que dispone la Administración local a los grupos de la oposición y a la ciudadanía.

Comisiones de contratación con participación y acceso a los expedientes de todos los grupos políticos y con difusión pública de las decisiones.
Publicación en web (así como a través de otros medios de comunicación locales) de las decisiones que emanen de plenos, juntas de gobierno local, así como de otros organismos autónomos y empresas municipales. La información se traducirá a un lenguaje accesible para el conjunto de la ciudadanía, de modo que el derecho a la información sea realmente garantizado.
Poner los plenos de la corporación y las comisiones informativas en horarios que faciliten la asistencia y participación de la ciudadanía. Asimismo, la documentación estará disponible para ser consultada con suficiente antelación.

2. Garantizar la rendición de cuentas periódica por parte de la corporación municipal.


 Puesta en marcha de las Asambleas públicas como herramienta de control social de la política municipal, que con una periodicidad trimestral, tendrán como objeto que los miembros del equipo de gobierno y de la oposición rindan cuentas de su trabajo, de las decisiones adoptadas, ejecución de proyectos y compromisos.


3. Garantizar la participación directa en la toma de decisiones de la ciudadanía

> Diagnóstico social participado

Nos comprometemos a realizar un diagnóstico de las necesidades y demandas que existen en el municipio, contando con las visiones y percepciones del conjunto de la ciudadanía, de manera que puedan detectarse las necesidades y anhelos prioritarios, para posteriormente, emprender acciones de gobierno que satisfagan los mismos. Nos importa el resultado del diagnóstico, porque este nos va a permitir obtener una radiografía social del municipio más certera que nos servirá de hoja de ruta durante la legislatura, pero nos interesa sobre todo el proceso colectivo, en tanto este sea participativo (abierto al diálogo políticos-técnicos-ciudadanía// ciudadanía-ciudadanía), inclusivo(los sectores sociales excluidos han de ocupar un papel protagonista) y ciudadanista (con herramientas concretas que garanticen la universalidad del proceso). Las conclusiones de este primer diagnóstico nos servirán para abordar las cuestiones políticas priorizadas desde los servicios municipales.

Diseño de las normas compartidas para la participación ciudadana: autorreglamentación

Nos comprometemos a diseñar y decidir de manera participada, universal y vinculante las normas, cauces y mecanismos para que la ciudadanía tome parte en las decisiones municipales, de manera que sean los propios vecinos y vecinas los que decidan las normas colectivas que guiarán los diversos procesos de participación ciudadana en el municipio, viniendo a sustituir los clásicos reglamentos de participación ciudadana, que se han mostrado ineficaces. Dichas normas se harán extensivas a los distintos procesos puntuales de planificación que puedan abordarse en el municipio (planes estratégicos, planes de ordenación urbana, plan de empleo local, plan de igualdad…). La corporación municipal ha de ratificar dicho reglamento, comprometiéndose en su desarrollo.

Puesta en marcha de los Presupuestos Participativos, con carácter universal, deliberativo, vinculante y autorreglamentado.

En el actual estado en el que se encuentran los presupuestos municipales, es más relevante aún que cuando había una mayor capacidad económica, que estos sean diseñados y priorizados de manera participada. Lo primero que cabe hacer es abrir una fase informativa acerca del estado de cuentas del ayuntamiento, mediante material divulgativo y asambleas de barrio y/o de municipio.

Nuestro compromiso político implica que todo aquello que sea susceptible de ser sometido a decisión vecinal, lo sea. Y que sea la propia ciudadanía la que discuta y decida el destino de los paupérrimos recursos municipales, así como de aquellos que provengan de otras administraciones. En este sentido, es especialmente importante que cualquier ajuste o recorte pase a discusión vecinal.

En este apartado, es necesario marcar dos líneas diferenciadas de trabajo para aquellos ayuntamientos que ya vienen desarrollándolos (Alameda, Humilladero, Casabermeja, Archidona y Ardales) y para aquellos que se comprometen ahora a ponerlos en marcha.

Gestión participada de servicios, equipamientos públicos y medios de comunicación municipales

No solo nos comprometemos a recuperar, mantener y fortalecer el carácter público de los servicios de competencia municipal, sino que nos comprometemos a poner en marcha espacios ciudadanos que permitan la participación en la organización, prestación y control de los servicios municipales. Los consejos ciudadanos ligados a cada servicio tendrán que estar vinculados al presupuesto participativo, marcándose su composición, tareas y normas de participación en el proceso de elaboración del autorreglamento,

El compromiso de IU es que dichos consejos ciudadanos, además de tener la capacidad de fiscalizar, tengan la capacidad de diagnosticar, proponer y participar en la cogestión del servicio o el equipamiento (por ejemplo, en Alameda, la asamblea joven cogestiona con el ayuntamiento el presupuesto de juventud y la nave de ocio juvenil, de cuya apertura y programación de actividades es responsable).

Participación vecinal en los Consejos de administración de las empresas municipales y organismos públicos.

Se pondrán en marcha mecanismos para que la ciudadanía, de forma directa pueda elegir a través de asambleas, representantes vecinales en los consejos de administración.

Celebración de consultas vinculantes sobre temas sensibles para el municipio.

Sobre aquellos temas sensibles en el municipio, que provoquen conflicto y cuya resolución tenga implicaciones estratégicas para el mismo, se someterán las distintas opciones políticas a consideración popular mediante sufragio.

Málaga, 16 de julio de 2011