sábado, 26 de noviembre de 2011

Insistimos: Sus recortes son violencia

La primera vez que tuve conciencia de la existencia de la violencia machista y de que esta era ejercida contra las mujeres por el mero hecho de serlo, apenas tenía 7 años. Recuerdo a mis padres ayudando a una amiga a escapar, huyendo con sus hijos, sin decir adónde, ni siquiera a su familia, por miedo a que su marido pudiera enterarse y fuera a por ella. Recuerdo que tiempo después, fuimos a visitarla y la recuerdo oteando permanentemente a su alrededor, con miedo de pisar la calle y que él pudiera aparecer en cualquier momento.

Cuando les pregunté a mis padres que por qué había escapado, me explicaron las humillaciones y agresiones físicas a las que aquel hombre la sometía. Al preguntar por qué, ellos me respondieron que porque ella era mujer, y él pensaba que era suya y podía hacer con ella lo que quisiera. En ese momento tomé conciencia de que yo, también era mujer, y por tanto expuesta a la violencia machista por el hecho de serlo.

Cuando ayer, día de la conmemoración de la lucha contra la violencia machista, salieron algunos informes de los que suelen proliferar en estos días, un titular llamó mi atención: “El 80% de los jóvenes cree que en la relación, ella debe complacerle a él”.

Entre los resultados destacaban que el 80 por ciento de las personas entrevistadas cree que la chica debe complacer a su novio, el 40 por ciento piensa que el chico tiene la obligación de protegerla a ella y el 60 por ciento está de acuerdo en que los celos son normales en una relación.

Del estudio también se derivaba que la percepción de los jóvenes es que las mujeres son más adecuadas para profesiones "feminizadas", como la educación infantil, la enfermería o la peluquería, mientras que ellos son más mejores para la conducción o la arquitectura. Ven negativo que una mujer aspire a ser camionera o que un hombre se dedique a la peluquería. Algo está fallando, cuando las consignas socialmente aceptadas entre los más jóvenes, establecen funciones y cualidades diferenciadas a razón del sexo y relaciones desiguales y de dominación entre los hombres y las mujeres.

El actual retroceso en la socialización de valores igualitarios entre hombres y mujeres no puede ser explicado haciendo balance cuantitativo del número de campañas institucionales realizadas, o del número de llamadas atendidas para prestar “asesoramiento”, ni del número de talleres de yoga para mujeres. Sin denostar tales acciones, ni menospreciar la función que desempeñan en el marco de las políticas para la igualdad que se impulsan desde los poderes públicos, me parecen insuficientes para ofrecer luz sobre los retrocesos que en materia de igualdad se están produciendo, y pueden despistar e impedir que conozcamos las razones últimas de la desigualdad a razón del género, de la opresión que el sistema y sus cómplices ejercen sobre las mujeres.

El actual retroceso tiene mucho que ver con la reformulación del modelo económico y político y de sus Estados, bajo las premisas neoliberales y patriarcales, dispuestas a eliminar cualquier tímido avance en materia de bienestar común, de derechos y equidad. Y también, tiene que ver mucho con la consolidación de formas de vida y relación desiguales y atomizadas, con el debilitamiento de los instrumentos colectivos para el ejercicio universal de los derechos de ciudadanía.

La creación de servicios públicos permitieron avanzar en la socialización del trabajo de cuidados y en la asunción por parte de los poderes públicos de una parte de las tareas que las mujeres veníamos teniendo atribuidas socialmente a razón del género. Aún así, desde las voces y movimientos feministas, continuábamos insistiendo en la necesidad de garantizar su carácter público y su universalidad, de mejorar su calidad, de crear nuevas prestaciones y nuevas redes de servicios públicos que fueran instrumentos para el ejercicio efectivo de derechos por parte de todxs, y también de las mujeres.

Ahora, esos servicios públicos están en jaque. Los recortes que los partidos neoliberales han perpetrado a raíz de la crisis, haciendo caso omiso a los dictados de la Comisión Europea, el Banco Mundial y el FMI en todo lo relativo a las políticas de ajuste presupuestario, reformas del mercado de trabajo recortando derechos y precarizando las condiciones de acceso y permanencia en el empleo y las privatizaciones de sectores estratégicos, no hacen sino aumentar y diversificar las formas de explotación y opresión, la de clase, la de género, de étnia, etc. , multiplicar las desigualdades y hacer aún más lejana su superación.

Las mujeres llevamos en crisis mucho tiempo, desde mucho antes de que esta fuera decretada por poderes políticos y económicos. Desde mucho antes las mujeres ya veníamos haciendo equilibrismos para organizar la economía doméstica para llegar a fin de mes. Mucho antes las mujeres veníamos asumiendo las más altas tasas de temporalidad y precariedad en el empleo, con mucho mayor riesgo de estar desempleadas. Pero este apretón de tuercas a las de siempre, a los de siempre, viene a ser un redoble de campanas: reducción de gasto social, pauperización de la educación pública, recortes en sanidad, servicios sociales y ley de dependencia, expulsión del sistema de millones de familias que están en el desempleo y no perciben ningún ingreso o el que perciben ni siquiera alcanza para pagar la hipoteca, reducción de los recursos destinados a promover la igualdad, etc. Estos recortes no son ni más ni menos que “violencia de estado” contra todxs, y en primer lugar, contra las mujeres.

La desigualdad es el caldo de cultivo de la violencia machista, en tanto aquella exista, seguirá existiendo la violencia machista, mutando sus formas de expresión quizá, pero manteniendo sus efectos sobre las mujeres, en permanente situación vital de riesgo. Por tanto, la inversión en igualdad tiene necesariamente que ser la prioridad política de los poderes públicos, si estos aspiran a proveer de bienestar a sus miembros. Invertir en igualdad no puede quedar en el mantenimiento o no de una partida presupuestaria, que también, invertir en igualdad, tiene que implicar otro sistema económico, político y social, en el que se inviertan las prioridades y los sujetos, se transformen sus formas de organización y de legitimación social.

Insistimos: sus recortes, son violencia

viernes, 25 de noviembre de 2011

Ya sabemos por dónde vienen los recortes del PP

El PP elimina las ayudas públicas para cooperación internacional en la Diputación provincial
El equipo de gobierno del Partido Popular en la Diputación provincial ha eliminado las ayudas económicas a ONGD,s de la provincia. A 660.000 euros, distribuidos en tres partidas presupuestarias, ascendía la convocatoria pública a ONGD,s de la provincia que se venía haciendo anualmente desde la Oficina de Cooperación Internacional . 660.000 euros destinados a proyectos de cooperación internacional, acciones humanitarias y derechos humanos, educación al desarrollo y sensibilización social en el ámbito de la provincia de Málaga.

Dichas ayudas públicas financiaron durante la pasada legislatura un centenar de proyectos. Proyectos para mejorar las redes de atención primaria sanitarias en países como Ecuador, para la construcción de viviendas en Colombia, en el Sáhara o en la India, o proyectos para la prevención de la violencia en niños, niñas y jóvenes en comunidades rurales del Sur. Estos solo son algunos de los proyectos que venían financiándose y apoyándose desde la Diputación provincial, a través de organizaciones no gubernamentales afincadas en la provincia de Málaga.

Durante 2007, 2008, 2009 y 2010 ONGD,s reconocibles en la provincia por la labor que vienen desarrollando desde hace años, y diversas en su composición y en sus formas de entender la cooperación internacional, tales como Manos Unidas, Médicos del Mundo, Fundación Vicente Ferrer, Madre Coraje, ASPA, Al Quds, Asociación de Mujeres en Zona de Conflicto o CIC-Batá entre otras, han accedido a través de convocatoria pública y por tanto, de libre concurrencia, a los recursos públicos que la institución provincial dedicaba a saldar la deuda histórica con el Sur, en especial, interviniendo en zonas en situación de emergencia y en países con violaciones flagrantes de los derechos humanos como es el caso de Palestina o el Sáhara.

Las Bases de la Convocatoria pública ya habían sido publicadas en el Boletín Oficial de la Provincia de Málaga el pasado 5 de mayo, las ONGD,s ya habían presentado sus proyectos y estaban a la espera del fallo, que había de resolverse en el presente mes de noviembre. Cuál ha sido la sorpresa del grupo provincial de IU cuando en vez de encontrarnos la resolución de las bases de convocatoria, nos hemos encontrado con su eliminación (a través de modificación presupuestaria), y con la dedicación de dichos recursos a gasto corriente de la Diputación (316.000 euros) y a colectivos de la provincia(344.000 euros), que han sido seleccionados de manera discrecional y arbitraria por el equipo de gobierno del PP.

En el pleno de Diputación del 24 de noviembre, ha quedado constancia de por dónde vienen los recortes del PP: primero eliminaron las transferencias a los ayuntamientos para hacer presupuestos participativos, luego intentaron amortizar plazas de trabajadores sin negociación previa con los mismos, más tarde denunciaron convenios con centros de atención a mayores y personas discapacitadas y ahora, eliminan las políticas de cooperación internacional.
Desde el grupo provincial de IU queremos manifestar que:

1. El PP intenta enfrentar a los pobres del SUR con los del NORTE
Con el argumento de que es prioritario atender a los más desfavorecidos de la provincia, en vez de a los de otras partes del mundo, el PP ha intentado justificar la eliminación la política de cooperación. Con una estrategia miserable y éticamente cuestionable, que no pretende otra cosa que enfrentar a los pobres del Norte con los pobres del Sur. De la misma manera que enfrentan a trabajadores autóctonos e inmigrantes. Desde Izquierda Unida entendemos que la Diputación ha de incrementar los recursos destinados a la cobertura de las necesidades sociales en la provincia y redoblar los esfuerzos en promoción del empleo y servicios sociales, sin embargo, no podemos ni compartir ni entender que vaya en detrimento de las políticas de cooperación internacional. ¿Por qué recortar en cooperación? ¿Por qué no se recortan los gastos superfluos que aún tienen muchas administraciones? ¿Por qué no hacen desde el Gobierno de la Nación una reforma fiscal progresiva que permita mayores ingresos a la administración pública, y por tanto garantías plenas de cobertura social?

2. El PP elimina la cooperación, justificando que no es competencia propia

El segundo argumento empleado por la vicepresidenta IIIª del PP para eliminar la cooperación de la agenda política de Diputación, ha sido que esta no es competencia propia según la Ley de Autonomía Local Andaluza. No se ha leído la vicepresidenta del PP ni el Estatuto de Andalucía, ni el Plan Director de Cooperación española ni el Consenso Europeo sobre Cooperación Internacional, donde queda claramente establecido el papel que los gobiernos locales y provinciales han de jugar como sujetos activos de las políticas de cooperación, las cuales incluyen las estrategias de sensibilización y educación social sobre las desigualdades Norte/Sur. En los 90, todo el Estado y en particular Málaga, vivió fuertes movilizaciones ciudadanas reclamando que el 0,7% de los presupuestos públicos de todas las administraciones se destinaran a políticas de cooperación y solidaridad. Recordemos la Acampada del 96 en Málaga que a tanta ciudadanía sensibilizó y movilizó.

3. El PP opta por las subvenciones directas en vez de por la convocatoria públicaEl PP no solo ha eliminado la convocatoria pública, sino que ha optado por distribuir de manera discrecional 344.000 euros a 10 colectivos, algunos de los cuáles venían obteniendo financiación a través de la Convocatoria pública. No tenemos nada en contra de dichos colectivos, al contrario, creemos que realizan una justa labor en la provincia, sin embargo, defendemos que tengan las mismas oportunidades de acceso a los recursos públicos que los demás colectivos de la provincia, que con la eliminación de esta convocatoria, no tendrán derecho a acceder a los recursos públicos de la Diputación provincial, que son de todos.

viernes, 11 de noviembre de 2011

El Ayuntamiento de Málaga suprime el Convenio con "Mujer Emancipada"

La Casa de Acogida de Mujeres con Adicciones en riesgo por la falta de financiación


El grupo municipal de IULVCA ha denunciado el anuncio del concejal de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Málaga de suprimir el convenio suscrito con la Asociación “Mujer Emancipada”, que significa poner en cuestión la viabilidad económica y la continuidad de la Casa de Acogida de Mujeres con adicciones.

Dicho Convenio se suscribió por primera vez en 1.998, con una dotación presupuestaria de 67.000 euros anuales. Tras quince años de funcionamiento de la Casa de Acogida, que ha permitido atender a más de 300 mujeres con problemas de adicciones y en situación de exclusión social recibiendo los servicios de manera totalmente gratuita, su viabilidad económica está en cuestión debido a los recortes del área de derechos sociales del Ayuntamiento de Málaga. De las plazas existentes en la Casa de Acogida, solo 2 eran conveniadas con la Junta de Andalucía, por lo cuál, la supresión del Convenio con el Ayuntamiento significa recortar la fuente principal de financiación del único servicio de acogida a mujeres drogodependientes que existe en la ciudad de Málaga.

La concejala de Izquierda Unida, Toni Morillas, ha afirmado que el Ayuntamiento sí tiene competencias en servicios sociales especializados de ámbito local, que la toxicomanía es un servicio social especializado y que una casa de acogida es un equipamiento contemplado por la Ley Andaluza de Servicios Sociales. Por tanto, “el concejal de derechos sociales no puede abstraerse de las responsabilidades que el ayuntamiento tiene en materia de servicios sociales, y mucho menos crear una situación de indefensión en un sector social tan vulnerable y excluido, como son las mujeres con adicciones”.

Asimismo, la concejala ha criticado que el Plan de Intervención sobre la Prostitución, cuya elaboración inició el Ayuntamiento tras la polémica generada por la Ordenanza de Convivencia, cuya implementación implicó una oleada de multas a prostitutas en las calles de Málaga, “está metido en un cajón: sin debate político ni ciudadano, sin ejecución y sin presupuesto”. “Suponemos que para el Ayuntamiento la elaboración de aquel plan solo tenía un carácter instrumental para acallar las críticas sociales que suscitó la Ordenanza”. IU asegura que continúan las multas a prostitutas, amparándose en la Ordenanza de Convivencia, y ello, a pesar de que esta está recurrida.

“El Ayuntamiento ha optado por la vía prohibicionista, vertiendo cargas punitivas sobre las víctimas de la prostitución, que son las mujeres, en vez de por la intervención social y el trabajo comunitario con las mujeres, como bien demuestra la supresión del Convenio con Mujer Emancipada” ha sentenciado la concejala. Izquierda Unida considera incomprensible que se dé por finalizado un convenio con una asociación, como “Mujer Emancipada” que viene funcionando desde 1995 y cuyo trabajo se ha centrado en el colectivo de mujeres que ejercían la prostitución en las calles de Málaga.

Inicialmente La Asociación comenzó a realizar un trabajo de calle, centrado en la distribución de preservativos entre esta población, una medida que además de fomentar la prevención, permitía los primeros contactos directos con las mujeres y la posibilidad de dar información sobre recursos. A través de esta experiencia se comprobó el gran deterioro físico de las mujeres y el elevado consumo de drogas dentro de este colectivo, por lo cuál se puso en marcha, en colaboración con el ayuntamiento, la Casa de Acogida a Mujeres con Adicciones.

La concejala de Izquierda Unida ha registrado una pregunta, a petición de la Asociación “Mujer Emancipada”, que será formulada en la Comisión de Derechos Sociales el próximo lunes 14 de noviembre. “Pretendemos que D. Francisco Pomares rinda cuentas de sus intenciones para el próximo año, que ya trasladó a la junta directiva de la Asociación en el mes de septiembre, y que nos explique cómo va a cubrir el trabajo que venía desarrollando la Asociación”. “Solo esperamos que aún haya espacio para la rectificación y que los recortes en materia social no sean el común denominador de la propuesta de presupuestos municipales para 2012”.
ha concluido.