miércoles, 14 de diciembre de 2011

PSOE y PP se oponen a impulsar la agricultura ecológica en la Diputación de Málaga

Un diputado socialista se desmarca de la posición de su grupo

El pasado martes 13 de diciembre el grupo provincial de Izquierda Unida presentó la siguiente iniciativa en el pleno de la Diputación provincial de Málaga, con el objetivo de promover la prohibición de los cultivos transgénicos en la comunidad autonómica andaluza e impulsar la agricultura ecológica en la provincia malagueña. Cual fue nuestra sorpresa cuando PP y PSOE se pusieron de acuerdo para tumbarla, con argumentos del tipo "que cada cuál sea libre para cultivar y comer lo que le dé la gana". Un diputado socialista decidió no seguir la disciplina del grupo y votar en coherencia con lo que el grupo socialista ha votado en otras ocasiones, como en la mancomunidad de la Axarquía, donde se acordó con los votos de IU y del PSOE declarar la comarca territorio libre de transgénicos.


En España se sigue tolerando el cultivo a gran escala de Organismos Modificados Genéticamente (OMG) en contra de la mayoría social y frente a la actitud de precaución adoptada por países como Francia, Austria, Alemania, Hungría, Luxemburgo, Polonia, Irlanda, Grecia o Italia, que mantienen moratorias y prohibiciones a su cultivo. De hecho, y por primera vez, el Ministerio del Medio Ambiente, Medio Rural y Marino ha reconocido la existencia de personas y de empresas que han sufrido los efectos de la política de transgénicos.

Pero lejos de ejercer un contrapeso al constante y agresivo lobby de las multinacionales agrobiotecnológicas, se sigue rechazando tratar los asuntos que las organizaciones ecologistas, agrarias y sociales llevan años poniendo sobre la mesa, tales como la falta de transparencia en los mecanismos de aprobación, evaluación y control, la ausencia de registros públicos de los cultivos transgénicos, las irregularidades en el etiquetado de los alimentos transgénicos, o los reiterados casos de contaminación, etc.

Desde hace una década las organizaciones de la sociedad civil denuncian los efectos sociales, ambientales y económicos de la presencia de maíz transgénico en España. La alimentación y la agricultura libres de transgénicos se encuentran en una situación de indefensión total y abocadas a la desaparición, de no poner remedio inmediato a la actual situación. Frente a las 76.000 ha del maíz transgénico de Monsanto MON 810 que se cultivan en España, la agricultura y la ganadería ecológicas siguen siendo víctimas de las multinacionales.

Nadie pone en duda la grave crisis que está padeciendo la agricultura en el marco de la crisis económica global. Nuestro compromiso con el sector agrario hace que trabajemos para salir de ella, denunciando los motivos de fondo y reivindicando medidas de apoyo.

Parece que en las últimas décadas nos hemos olvidado de la importancia de proteger a la madre Tierra. Los agricultores se sienten responsables sobre la tierra, como ciudadanos, nos deberíamos sentir responsables del legado que dejaremos a las generaciones futuras.

La agricultura ecológica es un modelo generador de empleo, vertebrador del territorio, con proyección de continuidad, productor de alimentos frescos y sanos, respetuoso e integrado en el medio ambiente y garante de un desarrollo rural sostenible. Todo ello, dentro de un compromiso con la sociedad, que exige la garantía de alimentos en calidad y cantidad suficientes, preservando nuestros bienes comunes para las generaciones futuras.

Tras 11 años de cultivos modificados genéticamente, ha quedado demostrado que no tienen mayor rendimiento, ni usan menos insumos y es más, no han solucionado el hambre en el mundo, argumentos que han sido utilizados por quienes quieren tener en sus manos el control de las semillas y la alimentación de la humanidad.

Hemos de apostar por una producción ecológica basada prioritariamente en variedades locales, adaptadas a las condiciones físicas y específicas de cada territorio. La Red Andaluza de Semillas en “ El Manual para la utilización y conservación de variedades locales de cultivo” afirma “ “ las variedades locales pueden y deben jugar un papel importante en el logro de una mayor soberanía y calidad en la alimentación. Su utilización es imprescindible para hacer efectivo los derechos de los consumidores a preservar su cultura alimentaria y los de los agricultores a producir sus semillas”.

Por lo expuesto, el grupo provincial de Izquierda Unida Los Verdes – Convocatoria por Andalucía , propone los siguientes

ACUERDOS

1.- Diseñar y poner en marcha desde la Delegación de Medio Ambiente y Articulación Territorial de la Diputación Provincial y de manera participada, el Plan Anual de la Agricultura Ecológica en la provincia para 2012, con el objeto de fomentar el desarrollo de la misma, mediante la organización de certámenes y ferias agrarias, jornadas formativas y financiación a organizaciones, cooperativas agrarias locales y municipios, entre otras actuaciones provinciales.

2.- Retomar la celebración de la Feria Anual de Productos Ecológicos, dirigida a la exposición, degustación y venta de productos ecológicos de la provincia, que la Diputación provincial venía organizando desde 2008 y que tuvo su última edición en octubre de 2010.

3.- Instar al Parlamento de Andalucía a que proceda a declarar el territorio andaluz libre de siembra de transgénicos, prohibiendo la instalación de estos cultivos en todo nuestro territorio.

4.- Instar al Gobierno de España a que se sume a los países europeos que rechazan los transgénicos y que se prohíba su siembra en el Estado español.

Antonia Morillas
Portavoz de IULVCA en Diputación de Málaga

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada