sábado, 15 de octubre de 2011

15o, calentando motores

Del malestar sufrido en silencio, al malestar visible, vociferado, multitudinario.
Esa es la potencia del 15o, millones de personas que se autoconvocan a manifestarse frente a los ataques del neoliberalismo. Mientras los partidos neoliberales pactan los sacrificios de las clases trabajadoras, toda una multitud está diciendo “esta crisis no la pagamos”.

Cuando el mantra de la ineludible necesidad de ajustes estructurales se había instalado en televisiones, radios y periódicos, y hasta en las conversaciones de bar, señalando como única y factible salida de la crisis, los recortes en gasto público y la precarización del empleo, se ha producido una interferencia. Una interrupción de ese discurso hegemónico, que tras el populista verso de la “austeridad”, legitimaba acciones de gobierno antidemocráticas. Esa interferencia se ha prolongado en el tiempo, y de la sucesión de una serie de movilizaciones puntuales pero masivas, se ha pasado a un movimiento global, que se articula, que se organiza, que tiene capacidad de coordinar acciones unitarias y que construye colectivamente y visibiliza un discurso antagónico, propositivo, que no quiere quedarse en discurso, que aspira a ser hecho, o lo que es mismo, que aspira a trasformar la realidad, presionando a los gobiernos para que giren sus políticas en beneficio de la ciudadanía, construyendo prácticas políticas solidarias y democráticas, que no solo cuestionan la relación Estado-Mercado, sino que plantean nuevos modelos de organización del Estado, un nuevo sentido de lo “público”, con el protagonismo central de la ciudadanía.

Esas son las dos fuerzas que están operando en el actual contexto de precarización social. Simplificando: Democracia o Mercados, Ciudadanía o Banca, Derechos o Recortes. Por eso, se vuelve urgente organizarse, concentrar fuerzas, demostrar la capacidad de lucha y de propuesta de los sectores sociales expulsados a la exclusión múltiple. Tender puentes y construir alianzas desde las luchas concretas entre todxs aquellxs que se oponen a los recortes y exigen justicia, redistribución y democracia, desde los movimientos ciudadanos, los antiguos y los nuevos, el sindicalismo reivindicativo, las organizaciones políticas y sociales.

La movilización de hoy, va a ser un revulsivo para el movimiento, y va a visibilizar la potencia de la indignación, la potencia de la propuesta. Los responsables políticos deben tomar nota y adquirir compromisos, eso sí, ante notario, para evitar el oportunismo de aquellos que durante años han impulsado políticas neoliberales y ahora manifiestan sensibilidad con las mismas propuestas a las que han votado en contra en el pasado reciente.

Nos vemos esta tarde en la mani de Málaga,a las 18h en la puerta del ayuntamiento, cargadas de ilusión y de rebeldía. Alegría para luchar, organización para vencer.

miércoles, 12 de octubre de 2011

IU pide a Bendodo que se comprometa con el Centro de Acogida de la Diputación

Los trabajadores del centro temen que el ente provincial no siga manteniéndolo el próximo año

El grupo de Izquierda Unida en la Diputación de Málaga ha reclamado al presidente de la institución provincial, Elías Bendodo, que se comprometa con el mantenimiento del Centro Básico de Acogida, "aclarando las dudas e incertidumbres de los trabajadores".

Los diputados provinciales Miguel Díaz y Pedro Fernández y la portavoz del grupo, Toni Morillas, han visitado este martes éste y otros centros especializados y han trasladado la "incertidumbre" que tienen los trabajadores respecto al futuro de estas instalaciones.

El convenio que mantiene la Diputación con la Junta de Andalucía finaliza en marzo de 2012, momento en el que el ente provincial debe negociar el nuevo acuerdo, "adaptando los servicios a las nuevas necesidades detectadas y a las reformas legislativas que han tenido lugar en los últimos años y que afectan especialmente a uno de los programas que se venía prestando desde el Centro Básico de Acogida, el de acogida inmediata".

La portavoz de IU en Diputación ha planteado al equipo de gobierno del PP que, junto a la oposición, se aborde el contenido del futuro convenio, "tomando como base de trabajo los preacuerdos alcanzados durante el mandato anterior y respetando dos premisas: la primera, que los programas de acogida inmediata de menores, de residencia habitual y de acogida a madres adolescentes deben de seguir prestándose y la continuidad de la plantilla".

En el primer caso, ha puntualizado Morillas en un comunicado, se deben tener en cuenta las necesidades y demandas de la provincia adaptándose a los cambios normativos, de modo que el conjunto de las instalaciones puedan ser aprovechadas. En cuanto a la plantilla, ha recordado que está compuesta por 71 trabajadores, "cuyas funciones pueden ir adaptándose a las necesidades del servicio y reorganizando los equipos de trabajo".

CAMBIOS LEGISLATIVOS

Los cambios en la legislación estatal han provocado que en el caso de los menores de tres años se opte por la vía de la acogida familiar, en lugar de en centros especiales. Esto ha significado una reducción en el número de usuarios del centro y, por tanto, "un desajuste en la plantilla, compuesta en un tercio por puericultoras".

"Es necesario que la Diputación, previa negociación con los trabajadores, vele por la continuidad del centro, garantizando la prestación de nuevos servicios en la negociación del próximo convenio con la Junta de Andalucía y garantizando los actuales puestos de trabajo, que en su mayoría son interinos", ha apostillado la portavoz de IU.

Los diputados de la coalición de izquierdas han reiterado la necesidad de que "no haya recortes en prestación de servicios sociales ni en política de personal".

Europa Press