sábado, 16 de junio de 2012

Necesitamos un Plan de Cobertura de Necesidades Básicas


  La crisis está afectando duramente a la ciudadanía malagueña: el alto porcentaje de desempleo mantenido durante los últimos años; los recortes en ayudas sociales; la subida de impuestos no progresivos y la legislación que ampara los desahucios están convirtiendo cada vez a más sectores de la sociedad malagueña en personas en riesgo de exclusión social.


En los últimos meses se han publicado dos informes que pueden concretar como está afectando la crisis en la ciudad de Málaga: la memoria anual del Área de Derechos Sociales y la memoria de Cáritas Diocesana.


A través de estos dos informes comprobamos como desde el inicio de la crisis ha aumentado peligrosamente el número de malagueñxs en riesgo de exclusión social, las personas atendidas por Cáritas se han doblado desde 2007, cuando se inició el cambio de ciclo económico, llegando a atender durante 2011 a más de 25.000 familias.


Las cifras nos indican que el riesgo de exclusión está llegando a sectores que nunca antes lo habían padecido, el 20% de las personas atendidas por esta organización solicitaban ayuda por primera vez.


Según Cáritas el perfil de los atendidos ha cambiado y ya no se corresponde con el cuadro de enfermedad, marginación y mendicidad. Ahora la organización atiende también a parejas jóvenes, madres solteras, parados de más de 50 años, etc.


Los datos que ofrece la memoria anual de servicios sociales no son muy distintos: El servicio de Información, valoración y Orientación de Trabajo Social de Zona pasó de atender en 2010 a 25.000 malagueños a más de 32.000 en 2011, es decir, cerca de un 30% más en un solo año. Durante el año pasado la Puerta Única del Centro de Atención a Personas sin hogar llegó a realizar más de 5.000 actuaciones.


Estos informes nos permiten no solo comprobar este alarmente aumento de malagueños en situación de exclusión, sino que además nos permiten comprobar cuáles son las necesidades básicas que solicitan con urgencia: el informe de Cáritas recoge que el 42% de los solicitantes buscaban ayudas para alimentación; un 38% empleo- la misma cifra que para vivienda- y un 22% para pagar los suministros básicos de luz y agua.




Desde el Grupo Municipal de Izquierda Unida consideramos necesario y urgente la transformación del modelo económico y social que origina esta dramática realidad, pero también estamos convencidos de que, mientras esto sucede, los poderes públicos tienen la obligación de garantizar la cobertura de las necesidades básicas a toda la población.


El Ayuntamiento de Málaga tiene competencias directas para poder garantizar la cobertura de algunas necesidades tan básicas como el agua o el transporte, por ello proponemos que desde el Gobierno Municipal se realice de manera participativa un Plan Municipal de Cobertura de las Necesidades Básicas, en el que todas las áreas se activen para poder usar todas las competencias municipales necesarias para garantizar que todos los habitantes de la ciudad puedan tener cubiertas las necesidades que garantizan la dignidad humana.


En base a lo anteriormente expuesto proponemos el siguiente


A C U E R D O

UNICO.- Instar al equipo de gobierno local a realizar de manera participativa un Plan Municipal de Cobertura de las Necesidades Básicas que incluya:
  • Cobertura de alimentación: a través de la constitución de una Red Municipal de cocinas sociales y solidarias en la ciudad,
comenzando por los barrios más necesitados y de más fácil acceso para el conjunto de la ciudadanía.
  • Cobertura de acceso al agua: Realizando desde la empresa municipal de aguas EMASA una moratoria en los cortes por impago a personas en situación de insolvencia sobrevenida e involuntaria
  • Cobertura de acceso al transporte: aumentando la cobertura y los viajes del programa de “bonobús para desempleado” de la EMT
  • Cobertura de acceso a una vivienda: Convirtiendo al Ayuntamiento de Málaga en un agente activo contra los desahucios, usando para ello todas las medidas posibles dentro de sus competencias: creando oficinas de información para amenazados de desahucios, mediando con las entidades bancarias y ofreciendo en casos extremos alternativas a través del IMV
  • Cobertura de acceso a la cultura garantizando el acceso gratuito o a bajo coste a los desempleados a todo acto cultural organizado por el Ayuntamiento.