jueves, 5 de julio de 2012

Nuevo episodio en el Thyssen

Presuntamente transportan obras de arte por valor de 65millones de euros sin cumplir medidas de seguridad establecidas por ley

La apertura del Museo Thyssen en la ciudad de Málaga pudo ser una buena noticia para la ciudad, en tanto significa una interesante contribución a la oferta cultural para la ciudadanía autóctona y foránea. Sin embargo, desde sus inicios el Thyssen ha sido objeto de polémica en la ciudad, no solo por el enorme coste que ha significado para las arcas públicas (2,1 millones de euros al año) en unos momentos de duros recortes económicos, sino tambien, por la opacidad que el alcalde de la ciudad y su equipo han instituido como modus operandi cotidiano en la gestión del Museo.

Las condiciones del contrato de cesión de obras entre Ayuntamiento y la Baronesa Thyssen, las sospechas que desde el grupo municipal de IU hemos manifestado en numerosas ocasiones, en relación a posibles irregularidades en la contratación de servicios y de personal por parte de la gerencia del Museo o el escaso cometido del Patronato del Palacio de Villalón que ha sido vaciado de contenido y competencia, dejando mucho que desear el grado de transparencia con el que se ha llevado a cabo la gestión del Thyssen. El último episodio lo vivimos en el mes de mayo, cuando dos días después de la celebración del Patronato, saltó a la prensa el despido de dos trabajadores del Museo, sin que en ningún caso el Patronato fuese informado al respecto.

Sin embargo, hoy se ha dado una vuelta de tuerca más, y si las informaciones a las que hemos tenido acceso a través de los medios son certeras, estaremos asistiendo no solo a una gestión irregular sino a un acto de enorme irresponsabilidad política del equipo de gobierno, por la que tendrá que rendir cuentas, y en su caso, ser reprobados. Hemos conocido que la policía investiga una presunta infracción grave por la no aplicación de la legislación de seguridad privada en relación al transporte de objetos valiosos. De ser así, desde la dirección del Museo se habría incurrido en un incumplimiento de la legislación vigente, pero también habría puesto en riesgo obras de arte de un enorme valor económico, artístico y patrimonial, de imposible restitución en el caso de que se hubiera producido su pérdida o robo.

En concreto, la policía denuncia el traslado del Museo Thyssen de Madrid al de Málaga el día 21 de Marzo de obras por valor de más de 64 millones de euros, sin que esta fuese acompañada de ningún vigilante de seguridad, tal y como obliga la normativa y sin que la empresa transportista figurara inscrita en el registro de empresas de seguridad del Ministerio de Interior. Un hecho de gravedad que suscita muchas preguntas, más sangrante aún, si cabe, cuando el gerente del Museo,el Sr Ferrer cobra la solera de 80.000 euros de las arcas públicas del Ayuntamiento, por su supuesta “profesionalidad”, tal y como ha argumentado una y otra vez Francisco de la Torre cuando se le ha preguntado por parte del grupo municipal sobre los desmesurados “sueldazos” de su personal de confianza y alta dirección, que en algunos casos, llegan a percibir más de 100.000 euros. Solo se han podido dar dos situaciones en este feo asunto: o bien el gerente conocía la legislación de seguridad privada y la ha incumplido,lo que de ser así, implicaría una irregularidad de nombre malsonante; o bien la desconocía, lo que pondría de manifiesto la enorme “profesionalidad” de este gerente, tan bien pagado con el dinero de las y los malagueños.

No nos sorprende este episodio, ya que el “buen hacer” de Ferrer a su paso por el Ayuntamiento, es conocido por todos. Nos sorprende que, tras el resultado de su gestión a cargo de la Fundación Málaga Ciudad Cultural, como máximo responsable de la candidatura de Málaga a la capitalidad cultural de 2016, el alcalde haya vuelto a confiar en él y poner en sus manos un proyecto cultural de la dimensión del Museo Thyssen.

En consecuencia, desde Izquierda Unida, hemos solicitado una reunión con carácter urgente y extraordinario del Patronato de la Fundación del Palacio de Villalón “Museo Carmen Thyssen”, para que el Sr Ferrer rinda cuentas y ponga a disposición de sus miembros, entre los que se haya Pedro Moreno Brenes, toda la documentación e información relativa a este asunto. Cuantas notificaciones pudiera haber de la Policía o la Subdelegación del Gobierno, el contrato y procedimiento de adjudicación con la empresa de transportes, el protocolo de Seguridad del Museo, la memoria de los desplazamientos de obras y las condiciones en las que se han dado desde la apertura del Museo, así como los contratos de asesoría jurídica que haya podido suscribir el Museo durante la última anualidad.

Pediremos la comparecencia del concejal responsable, Damián Caneda y por supuesto, del Sr. Alcalde, máximo valedor del Museo Thyssen así como de su gerente. Iremos informando:a ver si ganamos un poquito de transparencia.