sábado, 1 de febrero de 2014

Semana pasada por agua.La Soberbia pasa factura

Tú no puedes comprar el viento,tú no puedes comprar el sol, tú no puedes comprar la lluvia, tú no puedes comprar el calor, tú no puedes comprar las nubes, tú no puedes comprar los colores, tú no puedes comprar mi alegría, tú no puedes comprar mis dolores
                                                                                                                                                    Latinoamérica,Calle 13
 ¿Por qué sube el agua?
El PP ha subido el agua con el único objetivo de pagar la deuda que acumula la empresa municipal de aguas,EMASA, que asciende a 170 millones de euros. EMASA es un empresa pública rentable, a la que PSOE primero, y PP después, impusieron sendos cánones para financiar los despilfarros de su gestión en el Ayuntamiento. La ley de Estabilidad presupuestaria y la Reforma de la Administración Local obligan al equilibrio económico de las empresas públicas,por lo que Paco de la Torre tiene que pasar el exámen de Montoro y quiere hacerlo,amortizando la deuda, a costa de las economías familiares de los malagueños. La deuda, siempre la deuda,cuyo pago se antepone a la obligación que la administración local tiene, de garantizar el derecho al agua como derecho humano. De manera sintética, el PP pretende que lxs malagueñxs paguemos la deuda que no hemos generado. Pretende pasar el exámen de Montoro a costa de los bolsillos de la mayoría social que va a sufrir un crecimiento estrepitoso de su recibo de agua.
A quienes afecta
El agua sube a la mayoría ,pues afecta a los hogares donde viven una,dos o tres personas, y que en el caso de Málaga, representan un 63%.Lo hace estableciendo tramos, en los que a partir del consumo de 66 litros por persona y día, la penalización va in crescendo. El consumo medio en málaga oscila entre los 116 litros/persona/día según EMASA a los 147 litros/persona/ día que calcula el INE. Con lo cuál, cualquier persona que se lave los dientes tres veces al día, tenga la mala costumbre de ducharse, tirar de la cisterna y cocinar, verá su recibo penalizado,pasando directamente al tercer bloque de la tarificación. Incluso aquellos héroes y heroínas que simulando al alcalde, alcanzaren un consumo de 11 litros en la ducha, verían penalizado su consumo, a poco que limpien su casa habitualmente o tiren de la cisterna cada vez que vayan al baño.
El contexto en el que el PP sube el agua
El agua,la luz, la sanidad, la educación,la alimentación,la vivienda no son bienes prescindibles. Más bien al contrario,cualquier ser humano,requiere de estos bienes para tener una vida digna. El contexto de desempleo,agravado por las políticas neoliberales impuestas por la Troika y ejecutadas por el bipartidismo, está provocando que miles de personas estén siendo desahuciadas de sus casas, que muchxs tengan que elegir entre pagar el recibo de la luz o comprar alimentos, que muchxs tengan que acudir a la beneficiencia para tener los suministros mínimos vitales garantizados. El suministro eléctrico, privatizado y sujeto a la especulación de sus precios, ha subido en enero un 2,3%(añadido a subidas anteriores y al incremento del IVA que se le aplica); la ley de la función social de la vivienda puesta en marcha en Andalucía para evitar desahucios y garantizar el derecho constitucional a una vivienda, suspendida como consecuencia del recurso del PP; la subida del IVA,del IBI, la especulación con el precio de los alimentos, que hace que paguemos hasta un 200% más de su precio en origen,por productos básicos como las cebollas; Y ahora, la subida del agua. Más de 60.000 familias malagueñas no pueden pagar el agua y la luz. Cerca de 7.000 familias sufrieron cortes de agua en 2012 por impago en málaga. La subida del agua es la punta de lanza de la situación de precariedad que viven la mayoría de los malagueños.
El desprecio del PP a la movilización ciudadana
El 30 de enero, coincidiendo con el pleno municipal donde se abordaba el cambio de tarificación, muchísimos ciudadanxs acudieron al ayuntamiento a manifestar su indignación con este nuevo ataque a la mayoría social. Vecinxs que manifestaron su indignación, palangana en mano, vecinxs de distintos puntos de málaga que intervinieron en el pleno, exigiendo al alcalde la paralización del Tarifazo. No encontraron al otro lado,ni empatía, ni comprensión, ni mucho menos atendieron los representantes municipales del PP a la reclamación vecinal. Prefirieron la soberbia, negando la subida del recibo,insultando a los manifestantes acusándolos de ser manipulados por los grupos políticos de la oposición e incluso intentando torpedear que los numerosos vecinos que habían solicitado intervenir en el pleno, lo hicieran. Por si no fuese suficiente, se dedicaron a distribuir desde sus cuentas oficiales en las redes sociales un artículo en el que se asemejaba las acciones de la oposición con las de una “banda de delincuentes”. Este intento burdo de criminalización solo puede provocar que la indignación y el malestar ya existente multiplique sus acciones de denuncia.
 Queremos ganar la batalla del agua
La época de la protesta simbólica, que asume la derrota ya pasó. Para crear una subjetividad nueva es fundamental alcanzar victorias, ser conscientes de que con la movilización, sí se puede. Tenemos ejemplos recientes que deben de inspirarnos. La Marea blanca en madrid, logrando la paralización de los planes privatizadores y la dimisión del Consejero de Sanidad, lxs vecinxs de Gamonal que han conseguido la paralización de las obras...Sus protestas no han pretendido solo la denuncia, pretendía ganar, conseguir mediante la acción popular alterar las decisiones políticas que se adoptan en parlamentos y ayuntamientos. Y lo han conseguido.
Pasado el pleno del día 30, es necesario concitar adhesiones a la propuesta desde la base, ceder protagonismos, generar un espacio de articulación ciudadana que sea capaz de movilizar el descontento social. La propuesta la venimos construyendo:
> Paralización del tarifazo y nuevo sistema de tarificación justo, que no penalice a la mayoría
> Decretar una moratoria de los cortes de agua por impago,garantizando el suministro mínimo vital de agua
> El derecho al agua es un derecho humano
Ahora queda, que seamos capaces de desbordar la movilización, de decir alto y claro que no estamos dispuestos a pagar su deuda y que la soberbia y el desprecio a la mayoría social, pasa factura. 
El día 5 de febrero habrá pleno extraordinario para abordar monográficamente el Tarifazo.De nosotrxs depende que sea un pleno pasado por agua.